Fondo de la página de inicio

Psicoterapia

La psicoterapia es un proceso de transformación, de apropiación de tu historia, de abrazar quien eres y quien has sido. Como dice uno de mis maestros, Mario Salvador, psicólogo experto en trauma y brainspotting, la psicoterapia es reconectar con la dimensión del ser.

Es indagación y escucha, liberación, sanación... La persona puede observar e ir a los orígenes de sus mapas, revisarlos y reescribirlos desde la libertad. La ventaja de ser adulto es que el adulto puede elegir. El niño o la niña no pudieron hacerlo.

Psicoterapia: conciencia y atención

Un proceso de psicoterapia implica conciencia. Y la conciencia implica atención. No podemos cambiar nada de lo que no somos conscientes. La conciencia nos coloca en un estado de observación de nosotros mismos. Y lo hacemos con curiosidad y sin juicio.

Desde aquí, desde su esencia, desde el Ser, la persona puede ir integrando aspectos de su vida y dibujar un sistema que le es coherente, donde cada pieza ha tenido su función, y donde se concluyen experiencias que habían quedado inconclusas.

Me apasiona la definición de la terapeuta estadounidense, Ruby Gibson: sanar es aprender a amar tu historia.

Sanar es aprender a amarte y a amar. La sanación pasa por acoger tu historia vital, tus patrones, todo lo que es tuyo, tanto las partes que te han ayudado a enfrentar y a sobrevivir, como las partes de ti que han sufrido y son portadoras de trauma y dolor.

Neurociencia, brainspotting y elementos naturales

En este proceso, el psicoterapeuta crea las condiciones adecuadas para que la persona pueda sentirse tranquila, y el cerebro active la capacidad de curarse a sí mismo. El terapeuta es un acompañante respetuoso y presente.

Dentro de la psicoterapia, utilizo métodos fundamentados en la neurociencia, como el brainspotting. También utilizo elementos naturales como los aceites esenciales. Y contemplo al ser como una entidad energética. Integrar el enfoque holístico con el enfoque académico y neurocientífico es mi reto y mi pasión.

Me gusta decir que soy alguien que trabaja para hacer igual lo que parece que es diferente.